top of page

TUSI: NI ES COCAÍNA NI TIENE QUE SER ROSA

*Esta publicación busca informar objetivamente de los riesgos asociados al consumo de la droga "TUSI". Más allá del carácter divulgativo, se trata de una cuestión de concienciación y salud pública.

Para más información entra en https://energycontrol.org/sustancias/tusi/


TUSI: Ni es cocaína ni tiene por qué ser rosa


El fenómeno del tusi, conocido también como tusibí, tussy, tussi, y más coloquialmente como cocaína rosa, ha captado la atención de la opinión pública debido a casos trágicos magnificados por los medios o por el aura que se le ha dado como droga para la élite social.


Se puede encontrar información contradictoria en internet así que, ¿qué es realmente?. 

Pues, en origen, hablamos de una substancia muy exótica, el 2C-B, que leído en inglés suena como “tu-si-bi”, de ahí el nombre de tussi.

También conocida como “Nexus”, es una feniletilamina, un derivado atípico de las anfetaminas, con efectos muy distintos a los que se le podrían presuponer.


El 2C-B es una agonista parcial selectiva de los receptores de serotonina 5-HT2A y 5-HT2C de baja eficacia, e inclusive una antagonista completa. 

Esto explica sus efectos: en baja dosis genera desinhibición, facilidad para socializar, un aumento exagerado de la intensidad de las emociones, sinestesias (por ejemplo ver música o escuchar colores), una estimulación relativamente intensa, etc.

En dosis altas se comporta como un psicodélico con cierto parecido al LSD.


¿Pero sabéis qué?. Olvidad esta substancia, porque en realidad el Tusi debería ser 2C-B…solo que nunca lo es.

De hecho, ni siquiera debe ser rosa ya que su forma pura cristalina es de un color blanquecino; el color es producido por diferentes colorantes artificiales usados en golosinas, de ahí su frecuente olor dulce.


Lo que realmente circula por las calles de España no es 2C-B, sino un cocktail de muchas substancias, que cada traficante “cocina” siguiendo su propia receta.


TUSI: NI ES COCAÍNA NI TIENE QUE SER ROSA

Variantes más frecuentes


La mayoría de veces su base es la ketamina, junto a MDMA y cafeína en cantidades variables.

Pero no hay una medida estándar, y muchas muestras analizadas incluyen cantidades muy variables de drogas muy distintas:


  • Tusi Euforizante: junto a la base de ketamina, se añaden las citadas cafeína y MDMA pero en menor cantidad para incluir otras substancias mucho más delicadas como la Efilona (un potente euforizante con efectos compulsivos y de aumento de la libido), MDPV (de la misma familia que la Efilona pero funcionando como un inhibidor de la recaptación como la cocaína o el metilfenidato) y/o Dibutilona (similar a las anteriores pero con efectos estimulantes muy característicos e intensos, en forma de pulsos que aumentan y disminuyen constantemente). Y sí, esta “receta” de Tusi puede llevar uno, dos o incluso los 3 compuestos mencionados en proporciones arbitrarias.


La combinación de un depresor como ketamina, con estimulantes tan potentes como las catinonas sintéticas Efilona, MDPV y Dibutilona junto al MDMA, presenta un riesgo elevado de efectos adversos graves impredecibles simplemente con variaciones minusculas en sus proporciones.

La posibilidad de sufrir una sobrecarga cardiovascular es mucho más elevado que con el empleo de estimulantes clásicos o con las diferentes substancias por separado.

Produce un comportamiento compulsivo e irracional que puede llevar a situaciones peligrosas al perder la valoración del riesgo.



  • Tusi Placentero: junto a la base de ketamina y MDMA, se añaden substancias con efectos muy potentes y distintos de los anteriores; como oxicodona (un potente opiáceo) o alprazolam (una benzodiacepina) y extrañamente, pequeñas dosis de metanfetamina para producir una estimulación intensa pero sin ansiedad. La combinación de oxicodona y alprazolam con estimulantes presenta un riesgo significativo de depresión respiratoria, un efecto potencialmente letal.  Esto sucedería al enmascararse la falta de oxígeno por el efecto de los estimulantes, haciendo que una vez se presente el problema, pueda ser demasiado tarde para actuar. Otro efecto MUY COMÚN de esta variante, compartida con la siguiente es el efecto de montaña rusa que producen substancias con efectos y duraciones tan distintas, haciendo que lejos del efecto pico, se pasen por diferentes estados, desde ansiedad, hasta letargia o inconsciencia. 


  • Tusi “Jet-Set”: una variante que sí que presenta 2C-B como base, pero de nuevo, adulterada con cantidades significativas de cocaína, MDMA y ketamina. En ocasiones, se han encontrado muestras con cantidades variables del opioide tramadol en esta variante, quizá para atenuar la fuerte estimulación. Sus riesgos son similares a los anteriores, con el efecto potenciador inhibidor de la recaptación de la cocaína, que puede inducir crisis de pánico, ansiedad o sobrecarga nerviosa.

TUSI: NI ES COCAÍNA NI TIENE QUE SER ROSA


Conclusión


El principal riesgo del tusi radica en su composición polifacética, que puede dar lugar a interacciones impredecibles entre las sustancias mezcladas.


No existe ninguna cocaína rosa, solo una mezcla completamente aleatoria de substancias completamente distintas, mezcladas a ojo por camellos, con la guinda final del sabor pica pica. 

Suena a chiste, pero poca broma: odio los discursos de miedo respecto a las drogas, y prefiero la educación e información. Pero por eso mismo, esta substancia es UN PELIGRO que debéis conocer.

221 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 Comment

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Sam
Sam
Feb 21

Hacen falta más explicaciones como esta, porque los discursitos del terror están en todos los lados y eso genera más desconocimiento. Buen post.

Like
bottom of page