top of page

¿SON PELIGROSOS LOS EDULCORANTES?

Cada mes, parece que siempre aparece una nueva bebida dietética o un edulcorante artificial en los pasillos de Mercadona, afirmando que no solo ofrece todos los beneficios de sus predecesores sin grasa (aunque sean productos que nunca tuvieron grasa), sino que tampoco tiene ninguna de las desventajas.


Mientras tanto, es difícil evitar las noticias sobre presuntos informes que afirman vincular varios edulcorantes artificiales con el aumento de peso, el cáncer y otros efectos peligrosos. Entonces, ¿cómo se puede separar la realidad de la ficción?


Una selección de edulcorantes


Los edulcorantes artificiales no calóricos más comunes son sustancias con un sabor dulce muy intenso. Se utilizan en pequeñas cantidades para sustituir el dulzor de una cantidad mucho mayor de azúcar, o de otras sustancias derivadas.

Probablemente te sonará alguno de los siguientes nombres de edulcorantes artificiales comunes:

  • Aspartamo

  • Acesulfame-potasio (Acesulfame-k, Ace-k)

  • Neotamo

  • Sacarina

  • Sucralosa

  • Ciclamato

  • Alitamo


Pero, ¿alguno de estos edulcorantes es realmente mejor que los demás, o quizás hay alguno potencialmente peligroso?

Tiremos de investigación para saberlo.


Beneficios para la salud


El principal beneficio de los edulcorantes artificiales (o edulcorantes no nutritivos) es proporcionar una alternativa sin calorías a los alimentos y bebidas, sin dejar de darles un sabor dulce.


Reemplazar el azúcar refinada con edulcorantes artificiales en su propia dieta puede ser una forma efectiva de reducir su consumo de calorías y/o de carbohidratos, lo que le permite comer “dulce” aun estando a dieta, que en culturismo viene a ser unos 360 de los 365 días del año.

Algunos estudios han encontrado que este tipo de ajuste, optando por edulcorantes puede ayudar con la obesidad, la diabetes mellitus y problemas similares...esto es UN HECHO aunque joda a los alarmistas.


Problemas de salud y seguridad


Lo cierto es que solo se han estudiado en profundidad unos pocos edulcorantes artificiales: el aspartamo, la sucralosa, el acesulfamo-K y la sacarina.

La mayoría de los datos clínicos y de laboratorio existentes solo cubren estos edulcorantes. Hay estudios sobre otras variedades pero son muy limitados.


1. Aspartamo

La FDA aprobó el aspartamo por primera vez en 1974, a la luz de una gran cantidad de evidencia, de laboratorios y clínicas en los Estados Unidos, así como de más de 90 países alrededor del mundo, que demostraban su seguridad para el consumo humano.

De hecho, en España llevamos más de 30 años consumiéndolo


Entonces, ¿por qué la gente se volvió tan paranoica con el aspartamo? Lo más probable es que se deba a algunos estudios en roedores , que encontraron que la exposición al aspartamo está asociada con varios tipos de cáncer en ratas y ratones.


PERO (EN GRANDE), los experimentos han demostrado que las dosis de aspartamo necesarias para representar un peligro para los humanos son mucho mayores que las que cualquier persona normal y equilibrada podría consumir en un día.

Las autoridades sanitarias han establecido la ingesta diaria aceptable de aspartamo en 50 mg/kg de peso corporal, que equivaldría a beberte unos 5 litros y algo de Coca Cola Pero al día. Y para emular los estudios haría falta repetir esto todos los días…y al hacerlo solo estaríamos equiparando las dosis al estudio, esto no quiere decir por fuerza que sea necesariamente un riesgo real ni a esas dosis.


Los estudios con roedores han mostrado un aumento dependiente de la dosis en cierto tipo de cánceres, pero aunque los roedores y los humanos comparten algunas similitudes metabólicas, también hay muchas diferencias.

Los mecanismos que utilizan nuestros cuerpos para procesar el metanol, un subproducto del aspartamo, son bastante diferentes de los de los roedores.

Por lo tanto, es cuestionable si los resultados de las pruebas de aspartamo en modelos de roedores se pueden aplicar fácilmente a los humanos.


Para las personas que nacen con fenilcetonuria, una rara enfermedad hereditaria, el aspartamo puede ayudar a crear niveles peligrosamente altos del aminoácido esencial natural fenilalanina, y también hay algunas pruebas que apuntan a una posible relación entre el aspartamo y las migrañas. Sin embargo, para la mayoría de las personas, el aspartamo siempre ha sido perfectamente seguro en dosis razonables.


2. Acesulfame-K

El cuerpo humano no metaboliza Ace-k en absoluto, por lo que no proporciona calorías, pero es 200 veces más dulce que el azúcar de mesa. Un producto de descomposición de Ace-k es una sustancia química conocida como acetoacetamida, que se sabe que es tóxica si se consume en dosis muy grandes, pero las cantidades de acetoacetamida que se encuentran en cucharadas de Ace-k están muy por debajo de los niveles peligrosos.


Aún así, aunque muchas investigaciones han encontrado que Ace-k es seguro para los animales, los estudios en humanos aún son raros, pero no hay nada concluyente que invite a pensar que dosis ínfimas de este edulcorante tengan relevancia alguna. Especialmente cuando se usa como complemento del asparíamos en la mayoría de ocasiones.


3. Sucralosa

Aunque la sucralosa está hecha de azúcar, el cuerpo humano no la reconoce como azúcar, por lo que no se metaboliza, lo que significa que no proporciona calorías ni eleva el azúcar en sangre.


La mayor parte de la sucralosa que consumimos se excreta como desecho, mientras que de un 10% a un 30% se absorbe en el torrente sanguíneo a través del tracto gastrointestinal y se elimina de la sangre por los riñones y se elimina a través de la orina.


La ingesta diaria admisible de sucralosa es de 5 mg/kg de peso corporal al día.


¿Cuál sería la ingesta usual promedio de sucralosa?, cerca de 1,6 mg/kg al día.

¿Y la de un culturista?. Pues no puedo hacer un promedio obviamente, pero haciendo cálculos, es complicado que sobrepase los 4.5 mg/kg con la excepción de mujeres que por razón de su peso corporal, en momentos puntuales de dieta podrían llegar hasta los 6.5 mg/kg. Pero de nuevo, es un cálculo MUY extremo que rara vez nadie mantendría en el tiempo.


Los ensayos en humanos no han informado ningún efecto peligroso significativo para la sucralosa, pero de manera similar a los estudios sobre el aspartamo, algunas investigaciones han encontrado una relación entre la ingesta de sucralosa y las migrañas. Traeré un artículo o PODCAST sobre este punto.


4. Sacarina, Meterina

Entre todos los edulcorantes artificiales enumerados aquí, la sacarina es el único que merece una colleja.


Las autoridades europeas llevan 25 años tratando de prohibirla sin aportar ninguna razón de pes, solo opiniones de "expertos".

Pero son las mismas autoridades que nos obligan a pagar el 60% de lo que ganamos trabajando así que…analicemos todo un poco.


A raíz de una serie de estudios en animales que encontraron vínculos estrechos entre la ingesta de sacarina y el desarrollo de cáncer en roedores. Y aunque ningún estudio ha demostrado una relación causal clara entre el consumo de sacarina y los riesgos para la salud en humanos en dosis normales, algunos estudios muestran una correlación entre el consumo de sacarina y la incidencia de cáncer en humanos. Ojo, es una correlación estadística, muy vaga…pero existe. En los otros edulcorante no.


Más recientemente, los investigadores descubrieron que la sacarina puede afectar el metabolismo de la glucosa en roedores, pero en humanos, ni se ha demostrado ni creo que jamás se haga de forma seria.


Un estudio reciente de Suez et al. juntaron evidencia de estudios en animales para demostrar varios efectos peligrosos de la sacarina, y esos mismos autores también realizaron un estudio en el que administraron altas dosis de sacarina a sujetos humanos, luego trasplantaron heces de dos sujetos humanos a dos roedores (pobres patillas). En este trasplante, encontraron los investigadores, que se causó algún daño a los microbios intestinales de las ratas, lo que a su vez redujo su tolerancia a la glucosa.


Los medios de comunicación tomaron los resultados de este único estudio y los exageraron desproporcionadamente con los hechos, generando titulares escandalosos como “La sacarina causa diabetes”. La verdad es que se necesita mucha más investigación para determinar los efectos de la sacarina (y la mayoría de los otros edulcorantes artificiales) en el microbioma humano in vivo. Por ahora, no hay evidencia convincente que sugiera que las dosis normales de sacarina representen algún daño para los humanos, ni siquiera dosis altas.


Aparte de eso, la sacarina es casi inexistente en los alimentos y bebidas dietéticos de hoy. El aspartamo y la sucralosa se encuentran por todas partes, pero la sacarina solo se encuentra en algunas bebidas chungas donde está presente en pequeñas cantidades.


Para igualar la dosis que Suez et al. Habría que tomarse medio bote de sacarina líquida al día.

Entonces, en general, incluso la sacarina es un edulcorante de bajo riesgo…sin embargo CONOZCO casos que sí consumen esta cantidad por alguna razón extraña, así que, cuidadillo.

358 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page