top of page

BPC 157: ¿Realmente funciona?,¿cómo usarlo?, dosis y protocolos

Actualizado: 16 jul 2023


El BPC 157, es uno de esos compuestos a los que uno no le da demasiada relevancia inicialmente, porque, cuando surgió su uso hace años, todo lo que había eran estudios prometedores en roedores, un espectro de acción demasiado amplio para ser cierto (es una de esas substancias que parecen servir para todo, lo que suele acabar, finalmente, en nada) y una fiebre generalizada por el uso de péptidos milagrosos con nombres exóticos, presuntas propiedades mágicas y que, rara vez han tenido demasiado éxito más allá de los estudios, hipótesis y experiencias en foros clandestinos entre usuarios..pero solo entre aquellos “para nada sospechosos de ser en realidad los propios vendedores del producto”. Tras el relativo éxito de los primeros péptidos, ya sean los relativos a la secreción de hormona del crecimiento endógena (que contendría TODAS las isoformas posibles, no solo una, como la HGH exógenai) o aquellos que causaron furor por poseer efectos inmediatos en aquello que prometían, como pudiera ser el Melanotan II (con una ristra de efectos secundarios a sus espaldas, por cierto); surgió una segunda hornada de péptidos ligados al IGF1, en una lista interminable de factores de crecimiento cuyo uso se hizo muy popular, con protocolos que parecían obedecer antes a la fantasía más hipertrofiada que contar con algún tipo de sentido basado en evidencia...aunque solo fuera empírica, personal. Sirva como ejemplo, una especie de ritual que defendían “gurús espirituales de la hiperplasia” basado en hasta cuatro inyecciones localizadas de IGF 1 LR3 pre entrenamiento, IGF1 DES intra entrenamiento y PEG-MGF tras 60 minutos exactos de haber entrenado, y otra más de LR3...con justificaciones que no eran sino retales de estudios sacados de contexto y algunas idas de olla propias de la falta de sueño (maldita trenbolona). Como veis, de lo más cómodo para hacer todos los días sin acabar con algún TOC o directamente, más preocupado de inyectar que de entrenar (decadencia). Por eso, que surgiera una substancia que fue inicialmente presentada como factor de crecimiento, cuando la primera generación de péptidos de eficacia significativa pero administración incompatible con la vida comenzaba su declive, y los IGF1 derivados empezaban a aburrir de ineficacia, no ayudaron mucho… En esa sopa de letras: ACE-031, PT-141...algo llamado BPC 157 no prometía mucho, así a primera vista. Era como si una marca de cosmética de hiperlujo quisiera salir al mercado promocionándose en Mercadona: no invitaba a probar. Sin embargo, algo cambió. Y en mi caso, fue el hecho de que en apenas sesenta días, dos preparadores de alto nivel en culturismo hablaran maravillas en petit comité de esta substancia; y al poco, oír hablar de su uso “off-label” en ciertas clínicas conocidas (y con una merecida reputación) por el tratamiento exitoso de lesiones en deportistas de alto nivel en un país de Europa, uno muy alemán, sin decir nombres...uno que fabrica coches, ha participado en todo conflicto bélico que le pillara a tiro y que...bueno, sí, Alemania. Y sin conexión directa aparente, esa “información privilegiada” que creía tener, no lo fue tanto cuando internet se llenó de experiencias y testimonios de lo más increíbles tras muy poco tiempo de uso. Por entonces ya se usaba TB500 para el tratamiento de lesiones, pero el BPC 157, parecía ser especial y desconcertantemente EFICAZ. Por ello no dudé en tirar de fuente fiable en el “mercado gris”, antes de que surgiera la típica horda de páginas y vendedores on-line que no hacen sino destruir la credibilidad de un producto a base de vender basura liofilizada en viales. El TB500 se administraba de forma sistémica y el BPC157 mostraba un carácter de lo más extraño: se barajaba una alta eficacia y biodisponibilidad oral, y al tiempo se hablaba de mejores resultados si se aplicaba de forma local, cerca de la zona lesionada...dejando la vía del centro, la aplicación subdérmica o intramuscular, en un segundo plano.

Genial todo y todo genial pero, ¿qué es exactamente?, ¿cómo usarlo?, dosis y protocolos

BPC-157 es una cadena de péptidos que consta de 15 aminoácidos (Gly-Glu-Pro-Pro-Pro-Gly-Lys-Pro-Ala-Asp-Asp-Ala-Gly-Leu-Val), siendo BPC acrónimo en inglés de COMPUESTO DE PROTECCIÓN CORPORAL.



BPC 157: ¿Cómo usarlo?. ¿Mejora lesiones?
BPC 157

Y contrariamente a lo que puedes leer en otros sitios, se considera sintético porque esta secuencia en particular no existe en la naturaleza, y se deriva y aísla a partir de una proteína protectora que se encuentra en el estómago...y por ahí iniciaron la investigación sobre sus efectos curativos, siendo la remisión de lesiones en tejido muscular y conjuntivo, algo complementario en un inicio...y FUNDAMENTAL para un uso en deportistas, que si de algo sabemos es de lesionarnos, quién más y quién menos, en algún momento todos necesitaríamos de un remedio mágico y...ERA DEMASIADO BONITO PARA SER CIERTO. Los investigadores han realizado numerosos estudios con roedores sobre BPC-157 que muestran que tiene efectos protectores que se extienden más allá del estómago y el tracto intestinal. Se ha demostrado que el BPC-157 beneficia las úlceras en el estómago, daños intestinales como fístulas y trastornos inflamatorios, tasas de crecimiento y curación de huesos y articulaciones, y daño de órganos. También tiene algunas influencias en el cerebro. Los investigadores han observado efectos protectores marcados cuando se administra BPC-157 a ratas junto con una toxina de investigación o un procedimiento quirúrgico dañino, incluso desconcierta que revierta los efectos negativos sobre la curación provocados por corticoesteroides. El mecanismo por el cual el pentadecapéptido BPC 157 acelera la curación no se comprende claramente. Se ha sugerido que incluya la regulación positiva de los factores de crecimiento ( 15 ), los efectos proangénicos ( 6 , 22 , 27 ) y la modulación de la síntesis de óxido nítrico (NO) ( 26 ). BPC 157 también puede controlar las funciones de los fragmentos de colágeno ( 30 ). Se ha demostrado que tiene una conexión con las proteínas morfogénicas óseas ( 15 , 21 ). Sin embargo, ninguna de estas funciones se ha probado experimentalmente en la curación de tendones...esto es, cuadra con lo experimentado, pero no puede asegurarse experimentalmente. Es una de esas substancias que, funcionan, y muy bien siempre y cuándo las uses de forma correcta y de una fuente que realmente ofrezca el producto en condiciones óptimas; pero que, no posee suficiente estudio con humanos a pesar de que, la comunidad deportiva ya ha hecho parte del trabajo, con un uso muy extendido, confirmando los hallazgos iniciales y confirmando su interés. MODOS DE APLICACIÓN, adelanto lo importante aunque, mejor esperar a la segunda parte para entender su complementariedad con TB500, y otras substancias mucho menos exóticas así como la posibilidad de administrarse solo, la eficacia oral, etc. Pero sirva de avance, que el protocolo local (cercano, no ha de ser infiltrado ni nada DOLOROSAMENTE parecido) dos veces al día, a razón de 200-300 mcg por aplicación, parece llevarse unánimemente el gato al agua en cuanto a efectos "regeneradores" a una velocidad sorprendente. Tanto es así que, se suele hablar de un uso de 4 a 6 semanas y la mayoría lo abandona a la tercera semana...por pensar que ya ha cumplido su cometido. Por una vez que algo funciona...

BPC: ¿Cómo usarlo?. ¿Mejora lesiones?. ¿Qué dosis y cómo aplicarlo?
BPC 157

i Las pequeñas isoformas de hGH (5-kDa y 17-kDa) son producidas por la fragmentación de la hGH de 22 kDa y también se produce una hGH de 20 kDa empalmada alternativamente ligeramente más pequeña [ 4 - 8 , 10]. Otras variantes moleculares de la hGH incluyen las hGH glicosiladas de 24 kDa y 12 kDa [ 11 - 13 ], las hGH desamidadas [ 14 ] y las hGH fosforiladas [ 15 , 16 ]. Además, se han informado grandes isoformas de hGH como una hGH de 35 kDa, dímeros de hGH de 45 kDa y oligómeros superiores de hGH [ 4 - 8 , 10 ].

337 visualizaciones4 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page